Ayers y Williams: el éxito viral como integrador en la sociedad


Mi primer post en este blog está dedicado a dos casos que dignifican la estrategia en contenidos virales.

Así, ayer estuve viendo a horas intempestivas El Solista, una película de Joe Wright e interpretada por Robert Downey Jr. y Jamie Foxx.

La película, basada en una historia real, narra cómo un periodista de Los Ángeles Times, Steve López, descubre a un vagabundo capaz de tocar un violín de dos cuerdas con increíble sutileza.

Nathanian Ayers y Steve López

Gracias a las columnas de López se conoce la historia de Nathaniel Ayers, un prometedor músico, apasionado de Beethoven y que por culpa de la esquizofrenia vio truncada su carrera 30 años atrás. Con el trabajo de Steve López, que le valió numerosos premios periodísticos, se inició un fenómeno viral con vídeos subidos a Youtube que demuestran el talento de Ayers, que actualmente toca varios instrumentos más además del chelo y el violín, como el piano, la trompeta o la batería. Un auténtico prodigio cuya vida en los últimos cinco años ha cambiado de forma sobresaliente. Para empezar, ya tiene un techo donde dormir y ha restablecido la relación con su familia.

El otro caso que me ha venido a la cabeza es el de Ted Williams, más conocido como “el hombre con la voz de oro”.

Ted Williams se dio a conocer a principios de 2011 por dos periodistas del Columbus Dispatch. El vídeo, colgado en el periódico y más tarde en Youtube, mostraba a un vagabundo que por un dólar locutaba varias frases con un tono radiofónico muy singular. Detrás de la historia de Ted Williams se encontraba un ex militar y antiguo locutor de la radio que fue consumido por las drogas y el alcohol. Ya rehabilitado, el impacto de ese vídeo hizo que le llovieran ofertas y pudiera volver a tener trabajo en canales de televisión y en anuncios, además de rencontrarse con su madre, a la que no veía desde hacía 20 años.

Tras la atención mediática, Williams volvió a beber y varias instituciones médicas se hicieron cargo de su nueva rehabilitación.

Ambos casos reflejan el buen hacer que todavía pueden realizar los medios de comunicación para integrar en la sociedad a personas desfavorecidas. Con las herramientas 2.0 de las que se disponen, el periodismo digital no debería considerarse como un enemigo de la prensa tradicional, sino de un complemento que ayude al periodismo a ejercer su poder para denunciar las injusticias existentes en nuestra sociedad.

Mi perfil de Google Plus

Anuncios

, , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: