¿Está el futuro de la Iglesia en el Crowdfunding?


crowdfundingiglesia

Es la pregunta que me he hecho después de ver el impacto de www.adoptacardinal.org.

Hace una semana, la página promovida por Jugend 2000, en Alemania, se hizo famosa por ofrecer a los usuarios -y creyentes- la posibilidad de realizar su elección virtual del próximo Papa. La web ha recibido un total de 320.000 votos (cifrado en “adopciones”) y ha tenido una gran acogida en Twitter y Facebook, con 3.000 y 7.000 seguidores respectivamente.

Con este éxito, tengo la duda de si la Iglesia Católica está explotando todo lo que podría las redes. Es cierto que Benedicto XVI se creó una cuenta de Twitter y mostraba algo más de “modernidad” en una institución que muchos consideran obsoleta.

En España, y desde hace varios años, el debate se ha centrado sobre la financiación de la Iglesia Católica: dinero que destina el Estado, exención del IBI, etc. En este debate, la Iglesia no ha sabido desenvolverse todavía.

¿Puede la Iglesia mantener su patrimonio mediante la famosa “casilla” y el cepillo?

La verdad es que desconozco las cifras que se manejan -y cuáles son verídicas o no-, pero la Iglesia puede tener un aliado en Internet: el crowdfunding.

El crowfunding consiste en la microfinanciación de proyectos gracias a la red. Dicho de otra manera, consigue juntar pequeñas donaciones de varios internautas -que no tienen por qué conocerse entre sí- para llevar a cabo proyectos que les interesen, ejerciendo de pequeños mecenas.

Así, a simple vista, se puede decir que la Iglesia no realiza demasiadas tareas de crowdfunding que sean visibles para el público.

Veamos alguno de los ejemplos donde existe un vínculo entre el crowfunding y la Iglesia:

1. Cáritas

Ya sé que existe el debate abierto de cuánto financia la Iglesia a Cáritas, pero veo imprescindible incluir a la Asociación por su relación con la Conferencia Episcopal. En su página web, Cáritas ofrece una cesta de la compra para realizar donaciones mediante compra de alimentos, lo que podría entenderse como una pequeña donación o financiación del proyecto.

Además, algunas asociaciones concretas de Cáritas están llevando acciones independientes de crowdfunding. Un ejemplo de ello es Cáritas Barcelona, que utiliza la plataforma Miaportacion.org para tales fines. El año pasado consiguió la financiación de una nevera Combi para el Centro Pius XIII.

2. Desarrollo de Mercado de Economía Solidaria

Promovido por la Acción Social Católica en Goteo.org, consiste en la creación de un Mercado Social, una red de producción y distribución de bienes y servicios que funcione de forma ética y solidaria. Esta iniciativa necesitaba de, al menos, 6.200 euros. El 25 de enero se cerró este proyecto con una financiación de más de 13.000 euros, gracias a casi 300 cofinanciadores.

3. Reconstrucción del Campanario de Jujol, Creixell (Tarragona)

Este proyecto fue impulsado por la Fundación Campanario de Jujol para la Iglesia de San Jaume, para la cual necesitaban 2.000 euros. El proyecto no pudo llevarse a cabo, pues se recaudaron 150 euros, a través de dos donantes.

4. Carmelitas de Barcelona

Las monjas Carmelitas de Barcelona han utilizado Miaportacion.org para la financiación de alguno de sus proyectos. Hace dos años, consiguieron la financiación suficiente para comprar y enviar tres portátiles a la escuela Carmelitas de Kabaa (Kenia). El mes pasado lanzaron una nueva iniciativa para la compra de un proyector para la misma escuela del país africano.

Así, vemos cómo muchos de estos proyectos se han conseguido llevar a buen puerto, aunque se ve, de manera fehaciente, que este mecanismo de microfinanciación esta infrautilizado por la Iglesia.

¿Por qué debería de utilizar la Iglesia el crowdfunding?

La pregunta debería de ser otra: ¿por qué no?

Las acciones sociales y la restauración del patrimonio cultural e histórico son los dos pilares fundamentales sobre los que la Iglesia puede realizar esta estrategia.

El crowdfunding reporta mecanismos de seguridad al usuario sobre el destino de la donación, muchas veces cuestionado.

Gracias al crowdfunding, los usuarios –sean católicos o no– pueden realizar donaciones totalmente transparentes. Asimismo, el usuario tendrá la certeza de que su dinero ha sido utilizado exactamente para el propósito requerido.

Anuncios

, ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: